Saltar al contenido

Conoce las ventajas y desventajas de tener tu capital de dinero trabajando.

prestamos entre particulares

Todos los días las personas adquieren o saldan deudas, por lo que el dinero se encuentra en constante movimiento. Sin embargo, no todas son capaces de endeudarse de la misma manera. Es por esto que existen los prestamistas, quienes se encargan de “salvarle la vida” a más de uno cuando el banco rechaza su solicitud. Esto puede ocurrir por diferentes motivos, sea porque la persona no cuenta con un buen historial crediticio, no posea una entrada de dinero fija, no tenga buenas referencias de créditos o préstamos anteriores, etc. El caso es que, en ciertas circunstancias, una opción viable es acudir con un prestador particular. ¿Pero es realmente rentable ser uno? Hoy te diremos los pros y contras de este oficio.

La ventaja

Puede que tengas una entrada de dinero numerosa y no te cueste ayudar a los demás, o bien tengas fácil acceso a él y lo hagas por puro negocio, pues los prestamistas viven –entre muchas cosas- de los intereses que generan sus préstamos. En este caso, y contando con que tus prestatarios salden su deuda en los términos establecidos, es buena idea dedicarse a esta actividad.

No obstante, son muchas las situaciones (especialmente negativas) con las que tienes que lidiar, por lo que debes pensar dos veces antes de prestarle dinero a cualquiera.

El lado malo

Por otra parte, no todos los prestatarios están en condiciones de pagar sus deudas, especialmente aquellos que no cuentan con una entrada de dinero fija. Por este motivo se corre el riesgo de que mucha gente desaparezca y nunca pague.  De este modo, nos damos cuenta de que no cualquiera puede ser prestamista. De hecho, es mucho el riesgo que corren si no cuentan con la experiencia y la protección necesaria. Ha habido casos en los que personas que se interesan en el negocio resultan lastimadas y hasta ultimadas por sus prestatarios, solo por el hecho de no ser capaces de pagar lo que deben. ¿No es esto súper peligroso?

Entonces… ¿por qué hay tantos?

Desde que existen los negocios, cualquier riesgo es parte del trato. Mientras exista dinero de por medio y sea rentable para uno de ellos, será muy difícil que esta actividad se extinga. Muchos prestamistas ganan reputación por diferentes motivos, desde ser muy benevolentes hasta ser muy viles si no se cumplen los términos acordados, por lo que siempre habrá uno por ahí que viva de esto. Además, constantemente las entidades bancarias rechazan solicitudes, por lo que siempre habrá alguien que necesite de un prestamista.

A pesar del riesgo que este oficio acarrea tanto para el prestamista como el prestatario, si el negocio puede ser llevado en buenos términos, es una relación ganar-ganar. El primero logrará beneficiarse gracias a los intereses por mora, mientras que el segundo podrá cubrir su emergencia económica en el momento que lo necesite.

Aún así,  no es para todo el mundo. En pocas palabras, esta actividad conlleva riesgos peligrosos, por lo que quien se dedique a ello debe tener total seguridad de que una pérdida no le causará más problemas que beneficios. Desde prestamosolucion.es podemos ayudarte a tener contacto con personas que pueden ofrecerte capital privado para tu financiación. Contáctenos y hablemos de ello. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies