Saltar al contenido

Cosas que debes saber antes de lanzarte a por una hipoteca

Hipotecas

Estás listo para dar el paso y después de mucho buscar has encontrado la casa de tus sueños. Tienes ahorros, tienes ingresos fijos y nada se puede interponer. Pero debes conocer varios factores que pueden influir en tu elección y en tu futuro acuerdo hipotecario. Aquí tienes una recopilación de puntos a tener en cuenta antes de lanzarte a por tu hipoteca:

¿Qué supone una hipoteca?
La hipoteca es el préstamo que se concede para la compra de un inmueble y que toma como garantía el propio bien, es decir, el inmueble puede ser retirado en caso de impago. En este primer punto debes conocer las consecuencias que vienen al no poder continuar con el pago de dicha hipoteca (por si esto llegara a ocurrir). Una de las opciones dentro la garantía hipotecaria es la posibilidad de dación en pago, es decir, que en caso de no poder cumplir con el pago de las cuotas podemos entregar la propia vivienda para cubrir la deuda y terminar con nuestras obligaciones con la entidad financiera. si este acuerdo no está contemplado, el banco podrá retirarnos la vivienda, subastarla, y si no consigue saldar el total de la deuda contraída, el hipotecado debe continuar pagando la diferencia.

¿Qué requisitos debo cumplir para solicitar una?
Normalmente nuestra estabilidad laboral y nivel de ingresos serán determinantes a la hora de acceder a una hipoteca. Si contamos con una parte del precio total y la financiación no llega al 70%-80% tendremos más facilidades. Por otro lado se tiene en cuenta el monto de las cuotas y que tengamos capacidad económica para mantenerlo, por lo que el pago de la deuda no debe superar mensualmente más del 40%-50% de nuestros ingresos Además de esto, nuestros antecedentes financieros y estado de cuenta influirá en la concesión de la hipoteca (deudas pendientes, aparecer o no en listas de morosidad, el total de gastos que asumimos mensualmente, posesión de bienes u otros inmuebles…).

¿Cómo encontrar la mejor entidad financiera?
Debemos comparar primero entre varias opciones para conocer cuáles son los requisitos que nos piden, la cobertura que nos ofrecen y las condiciones de la devolución; los pros y contra de cada contrato. Para ello debemos conocer varios términos y también qué circunstancias pueden influir en el precio y en el pago final de nuestra hipoteca. Las hipotecas online son una buena opción ya que suelen tener buenas condiciones y no exigen sobrecargos ni nos obligan a adquirir productos extras (como seguros de vida, tarjetas, planes de pensiones…)

Cobertura de la hipoteca:
Por lo general los préstamos hipotecarios cubren un 80% del precio de la vivienda, por lo que el otro 20% restante debe provenir de nuestros ahorros (lo que solemos llamar “entrada”). Cuando se trata de segundas viviendas la cobertura suele disminuir hasta un 60% o menos, pero en otros casos, si la vivienda se la compramos al banco podemos conseguir un 100% de la financiación.

¿Qué intereses se llega a pagar?
El concepto de euribor ya debe sonarnos familiar. Se trata del tipo de interés que las entidades de préstamo exigen para conceder un préstamo. Este cambia y se publica diariamente tomando como referencia el tipo de interés de las 26 principales entidades bancarias europeas. Es un tipo de interés de mercado, que es diferente del establecido por el Banco Central Europeo y cuya modificación no se lleva a cabo de manera diaria. Este sirve de baremo para establecer el tipo de interés a la hora de ofrecer una hipoteca, aunque también dependerá de las cuotas, del plazo a pagar y de la situación económica del prestatario. El euribor es el principal referente de las entidades financieras. Lo más aceptable es un euribor del 2% o inferior.

Qué diferencias hay entre interés fijo y variable?
Las hipotecas con tipo de interés fijo nos garantizan que la cuota se mantendrá siempre igual hasta el final, independientemente de las variaciones del euribor, mientras que los interese variables, como su nombre indica también, cambian en función de las variaciones de un tipo base, que suele ser el euribor, lo que en algunas ocasiones puede ser o no beneficioso para el hipotecado. Los intereses fijos pueden darnos cierta seguridad, pero también suelen ser más elevados, como del 6% o 7%, lo cual no se hace rentable para un euribor que no llega al 4% desde sus inicios. El interés variable sufrirá modificaciones pero nos ahorra intereses innecesarios.

¿Qué plazo tengo para pagar la hipoteca?
Los plazos varían en función de nuestras condiciones, del precio del inmueble, de los intereses que estemos dispuestos a pagar (por lo general mientras más cuotas vayamos a pagar se elevarán también los intereses). Lo normal en la actualidad son hipotecas de plazos que van de los 20 a los 30 años.

¿Qué gastos o comisiones extra tendremos?
No podemos olvidar que a la hora de solicitar la hipoteca el monto del préstamo total será mayor al de la vivienda, no sólo por los intereses, sino por otro tipo de gastos: escrituras de la vivienda, impuestos. El monto total puede suponer un 10% del precio total, por lo que es recomendable tener ahorrado algo más que la entrada del inmueble para hacer frente a estos gastos.En cuanto a comisiones por trámites que se puedan llevar a cabo en el futuro debemos conocer el importe que nos cobrarían en caso de novación (para una ampliación de hipoteca por ejemplo), de subrogación, de cancelación anticipada, nueva tasación, etc.  Ante todo recuerda entender bien el contrato y las condiciones antes de firmar, solicita ayuda y asesoramiento si fuese necesario e intenta negociar siempre, ya que las hipotecas no tienen un precio cerrado y siempre se puede intentar mejorar condiciones, reducir comisiones u obtener alguna reducción del gasto final.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies