Si estás pensando en hipotecarte, lo primero que te conviene saber es qué gastos tendrás al abrir una hipoteca. La mejor forma de que las cuentas salgan bien es tenerlo claro desde el principio.   

Te detallamos, para que no acabes teniendo sobresaltos, qué gastos conlleva abrir una hipoteca.

Gastos de apertura de hipoteca

Irremediablemente, la apertura de una Hipoteca te va a suponer tener que hacer frente a una serie de gastos, para los que deberás disponer del dinero necesario. Tener claro estos gastos evitará que te encuentres con sorpresas que puedan, incluso, acabar paralizando el proceso por tu falta de previsión. 

No debes asustarte, porque hoy en día no te va a costar mucho dinero poder pedir tu hipoteca. De hecho, sólo tendrás dos gastos concretos, de los que te hablamos a continuación. Desde noviembre de 2018, un Real Decreto Ley obliga a los bancos a hacerse cargo del resto de gastos, por lo que el coste en la apertura de hipotecas se ha visto muy reducido para todos nosotros.

Gastos reales de la apertura

La realidad, a día de hoy, es esta: El banco te obliga a tasar la casa que vayas a hipotecar y también a pagarle una comisión de apertura de dicha hipoteca. Son los dos únicos gastos que vas a tener. En cuanto a la tasación de la casa, la puedes hacer a través del banco o de una empresa especializada que tú elijas, cualquiera de las opciones es posible y el banco no te puede obligar a que la hagas a través de ellos. Dicha tasación te va a costar unos 300 €. 

En el caso de la Comisión de Apertura de tu Hipoteca, dependerá del banco con el que la formalices, por lo que conviene que veas las condiciones que te pueden ofrecer unos u otros. No te confíes creyendo que todos los bancos te van a cobrar más o menos lo mismo porque no es verdad. Si se miran las condiciones de todos ellos, hay grandes diferencias en cuanto a los porcentajes de las comisiones; y eso siempre se traduce en mucho dinero de tu bolsillo. Normalmente, la comisión de apertura suele oscilar entre el 0,25 % y el 1,5 % del valor de la hipoteca. 

Para que te hagas una idea, si tu hipoteca es de 150.000 € y tienes una comisión de apertura intermedia, del 0,5 %, tendrás que pagar 750 €. Hacer tu propia cuenta te será muy sencillo, sólo tienes que fijarte en el porcentaje que cada Entidad te quiere cobrar por este concepto. 

En líneas generales, abrir una hipoteca te va a costar unos 1.000 €, pero además de estos gastos, tendrás que hacer frente también a los gastos derivados por la compra de la casa en sí.  El registro, la gestoría y la notaría te costarán aproximadamente unos 1200 €. A esto hay que sumar el 10 % de IVA, que para una casa de 150.000 €, son  15.000 €.  Si es una vivienda de segunda mano, tendrás que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que es entre el 6 % y el 10 % del valor de la casa, dependiendo de en qué Comunidad Autónoma vivas. 

Como conclusión, te gastarás unos 1.000 € para formalizar la hipoteca, pero para comprar la casa, si es nueva, te costara más de 16.000 €.